— Tengo envidia de tus hijos…

— ¿Y eso?

— Es tu espacio, lo sé, pero… tengo envidia… me enamora verte cada día hacer lo que sea para ir a la salida y estar ahí…

— Me gusta hacerlo…

— por eso… me dan envidia todos esas niñas que vienen sus papás a recogerlas y se sienten todas orgullosas de sus papás… yo estaría orgullosa de ti… tan guapo, tan elegante… seguro que presumiría mucho

— Tu siempre has idolatrado a tu padre…

— Sí… pero lo tuyo sería diferente… no te veo como al típico padre…

— porque no soy tu padre…

— quizá… pero es una actitud que me hace sentir… no sé: protegida

— ¿Pues sabes qué me encantaría?

— Dime

— Ir a recogerte a ti… a la salida de tu cole

— Pues salgo mañana a las 15:30

— Entonces nada de llevarte la merienda

— Sería más bien la comida

— Pues una mochila, una tortilla de patatas, una ensalada, una manta y llevarte a comer al parque ahora que hace bueno… pero no es lo que quieres…

— ¡¡Sí es lo que quiero!!

— Pues apostaría a que lo que buscas es que te recoja todos los días, sea para ir al parque a comer de picnic o sea para ir a casa y preparar una comida más del día a día…

— Y… ¿harías eso?

— Haría muchas cosas…

— Y se puede saber qué cosas harías

— Pues te recogería algunos días con una manzana, otros te haría quedarte descalza en el coche

— y eso ¿para qué?

— Pues será que me apetece verte los pies… o conseguir que no puedas pisar la calle y tengas que agarrarte a mí para que te lleve de un lado a otro… me temo que depende de muchas cosas y muchos días…

— Me gusta cómo suena “muchos días”

— Y luego al entrar en casa… cuando entremos en casa… pues también puede que muchos días tengas que cumplir algún ritual, alguna rutina… ya sabes que soy muy metódico en muchas cosas

— Algo espero ya de tus rutinas

— Son cosas normales… entrar en casa y lavarte las manos

— Eso lo tengo desde pequeñita en mi rutina… aunque haya cambiado algo el covid, claro

— Volverá a cambiar, porque quiero lavar YO tus manos… y puedo decidir que no es lo único que quiero limpio…

— Algo me dice que eso ya no es por higiene… sino por perversión

— Lavarte siempre será por higiene… claro está, la forma de lavarte es la que será perversa

— Y eso será diario también

— Primero las manos, luego secarlas, dedo a dedo… luego probar un dedo con mi boca, o hacerte probar los míos en la tuya…

— ¿Y luego?

— Luego tendríamos la revisión

— Y eso ¿qué es?

— A las niñas que recoges del cole, les preguntas qué tal el día y si traen los deberes… a ti, te preguntaría qué hiciste, si te tomaste el café en buen ambiente… y si te acordaste de mí…

— Algo me dice que es bastante seguro que me acuerde de ti…

— También las niñas se creen que se saben la lección y se las pregunta, a ti, te pediré pruebas… o mejor dicho las comprobaré

— Y ¿cómo no vas a comprobarlo?

— Pues lo primero te empuo así… contra la pared…

— Ufffff, tendré que tener cuidado con no golpear mi cabeza….

— Sí… hay que tener siempre mucho cuidado con las cosas delicadas… pero a la vez aplicar la fuerza adecuada, como al presionar así tu vientre…

— Ahhhh… y ¿qué se comprueba con esto?

— Si sientes cómo pienso…

— Vale… pues diría que sí lo siento

— Es un proceso más largo… hay que subir… y recorrer tu cuerpo… para ver si tu cuerpo sigue reaccionando cuando me piensa

— JODER….. ¿Cuándo te pienso o cuándo amasas mi pecho?

— ¿No es lo mismo?

—  No… no lo es…

— Pues ahora estás temblando…

— Ya… pero es precisamente porque tus manos rodean mi cuerpo…

— ¿Tu cuerpo? yo diría que es tu coño lo que estoy rodeando

— Ya... bueno… sí…

— Me gusta esa respiración profunda

— Marea un poco

— Quizá estás hiperventilando

— Quizá un poco, es lo que tiene estar así

— Inspira entonces a través de un beso…

— ¿Mejor?

— Mejor, aunque sigo mareada y dudo que se me pase... rápido…

— Ponte contra la pared… apoya tus manos…

— Así no puedo respirar de ti

— No, pero así yo puedo seguir con el examen

— Ya… y ¿Qué ves?

— Veo la forma de comprobar si te mojas cuando piensas en mí…

— Yo veo que sería imposible no mojarse ahora

— Eso es lo que hay que comprobar

— Y ¿Cómo se hace?

— Habrá que bajar las bragas… si es que llevas bragas puestas…

— Sí… un tanga para ser precisos

— Habrá que tener cuidado que no lo bajemos junto con el pantalón

— Bueno, creo que tampoco sería un problema

PLAAASSSSS

— AHHHH ¿Y ese azote?

— ¡Ha sido una descarada señorita!

— Ya veo… habrá que serlo entonces…

PLAAASSSSS

— Compórtese señorita… no estamos aquí para ser descarados… sino para comprobar si está mojada

— Y ¿no se ve?

— Se ve un poco… parece que la tela está mojada

— ¿Sólo parece?

— Es que no hay mucha luz… la vista engaña y tengo que asegurarme

— JODER…. AHHHHH

— Sí… así mucho mejor, con la mano se aprecia mucho mejor esa humedad…

— Yo no miento, pero puede seguir comprobando todo lo que quiera

— Eso pretendo, porque no sólo es necesario saber si tu cuerpo reacciona

— ¿A no?

— No, además hay que comprobar si las braguitas estaban ya sucias de antes

— Creo que ahora están más sucias que antes

— Vamos a quitarlas enteras para verlas bien

— Total… ya sirven para poco

— Sí que parece que algo habías pensado en mí

— Puede que un poco

— Veamos la calidad de ese pensamiento

— Iba a preguntar cómo se hace esto, pero creo que me lo vas a explicar igualmente ¿verdad?

— Me lo vas a contar tú…

— Eso parece más mi opinión que algo científico y comprobable

— Aún no sabes qué vas a hacer…

— Y ¿qué es?

— Te voy a meter las bragas en la boca… para que sepas a qué sabe tu cuerpo… luego te voy a follar con mi polla, hasta lo más profundo de tu cuerpo y cuando vea que te derrites desde lo más profundo, te sacaré las bragas de la boca y lamerás mi polla para que me digas si sabe igual… o no era de tanta calidad tu pensamiento…

— JODER…

— Exacto, eso es lo que te voy a hacer… es el último paso de la revisión, no esperarías menos ¿no?

— No esperaba esto, la verdad… y menos correrme a diario nada más entrar…

— No te vas a correr… esto es sólo una de las mil formas con las que se puede hacer esa revisión, pero es sólo un aperitivo, la perversión vendrá luego, cuando tu cuerpo no aguante más... pero calla y abre la boca, que estas braguitas son tuyas…

— Pues yo creo que sí me voy a cmmmmmmm….

 

HAZNOS UN COMENTARIO - ANIMAS A ESCRIBIR CON ELLOS

5 Comentarios

  1. Xana

    Buenas noches Señor.

    Estaba entretenida, emocionada, la imaginacion volaba y …. sin mas…. zas…. no hay mas…..
    Reviso de nuevo, no, no hay mas, es cierto!!!😯😯

    Necesito saber cómo termina el relato Señor!!

    Responder
    • CasiPerfecto

      Buenas señorita xana… Hay más.
      Este texto lo estoy usando como un post de pruebas para poder hacer historias en las que se elija el camino a seguir… y ya tengo escrita una continuidad para esta, escribo una segunda y veremos si consigo programar esa secuencia que hará que los relatos tengan un punto más de gracia…

      Responder
    • CasiPerfecto

      Buenas tardes… Xana…
      El relato ha sido actualizado con un enlace a esa continuación que esperabas… espero siga provocando la misma reacción o que sea aún más excitante

      Responder
  2. Marie

    Me ha gustado tu relato erótico y dulce a la vez,
    Y la forma de escribir lo que calienta sin llegar a ser soez
    Vengo de Twitter, me quedaré por aquí

    Responder
    • CasiPerfecto

      Tengo que pedir perdón Marie por no haber contestado antes tu comentario. Muchas gracias por quedarte… esto hace que escribir merezca la pena

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *