Si eres nuevo en esta serie empieza desde el principio... Estos relatos tienen la peculiaridad de que cada capítulo es doble, los mismos sucesos vistos desde la mirada de Alba, una chica muy especial y la de su Jefe, una mente más perversa pero que provocará que Alba se llene de vida...

 Te dejamos el enlace del primer capítulo para que empieces desde el comienzo y te enganches... Capitulo 1 - Jefe

 

TODO CAMBIA - Capitulo 2 de Alba y El Jefe - Visión del Jefe

No podía mirarme a la cara, la mano extendida y los labios apretados y aquellas braguitas en su puño cerrado, pero esta vez: sumisa, dispuesta a aceptar el riesgo, mirada baja y mordiéndose los labios y con esa mezcla de vergüenza y excitación que estaba provocando la mía a una velocidad increíble.

Coloqué suavemente mis manos alrededor de su puño, una por debajo y la otra provocando una caricia en la parte superior de su mano.

Al hacerlo todo su cuerpo se conmovió, las piernas se entrecruzaron y un escalofrío debió recorrer todo su cuerpo. Supongo que no se lo esperaba, pero fue una extraña sensación, algo inesperado y muy… muy sensual.

— Tranquila — le dije en tono suave — lo que acabas de hacer es quizá uno de los gestos de generosidad y atrevimiento más grandes que nunca me han regalado, y eso que se supone que el cumpleaños es el tuyo

Su mano se relajó dejando las braguitas en mi mano.

— Siempre he preferido regalar a que me regalen

Mientras me las llevaba al bolsillo del pantalón agarré tu barbilla levantando su mirada obligándola a mirarme a los ojos.

— Apuesto a que si — dije mientras sentía aún la rigidez de su cuello — pero…

Me detuve en esa conjunción para llamar su atención y romper esa tensión.

— ¿Pero?

— Pero no solventa mi problema. ¿Qué voy a decir cuando me pregunten qué te he regalado?, ¿saco las braguitas mojadas de mi bolsillo? — mi cara no pudo soportar la seriedad y una sonrisa conquistó mi cara.

....

para seguir leyendo tienes que estar suscrito. SUSCRIBETE, es gratis!! 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TODO Cambia… (Alba) capitulo 2

Relato desde el punto de vista de Alba. El capitulo 2 de esta historia en la que Alba poco a poco pasa a formar parte de la vida de su Jefe... visto siempre desde las dos perspectivas

Alba y el Jefe…. (Alba)

Alba es elegida para trabajar en lo que siempre ha buscado, ser la asistente del hombre que más desea...

Alba… y el Jefe (Jefe)

La visión del jefe de Alba de cómo comienza esta relación tan INTENSA...

Mi Maestro

La sumisión es uno de los sentimientos más grandes y a la vez complicados de entender. Todos entendemos y sentimos con mayor o menor intensidad muchos de esos sentimientos que se relatan aquí y que posiblemente ayuden a entender cómo una mujer inteligente y completa desea a su nuevo Maestro

Unas manos

Sus dedos entraban en mi boca, lentamente, haciéndome saborear su piel, su deseo de verme adorarle, despertando mi imaginación y dejando a mi imaginación tomar el control y pensar donde irían tras mi boca. Él dejaba que mi lengua los recorriese , que los envolviese en...

Una nueva vida

Cuando me descubrió empezó una nueva vida para mi; quiero decir, incluso con los primeros mensajes; cuando aún no había ni siquiera contestado a un simple mensaje suyo ya me conocía más que muchos de los que me rodean. Y bastaron dos horas más para conocerle de...

A ciegas confío mi CUERPO

Autoría: Este texto nos lo ha enviado su autora Mari Ara para compartirlo también con nosotros.Como curiosidad os diré que la foto es de la propia autora, algo que hace que esta publicación tenga incluso más intensidad Si os gustó este relato encontraréis más en:...

SU deseo

Me vestía para EL, ante el espejo, como a EL le gustaba. Medias negras, con un elástico fuerte que tenía que soltar de golpe contra mi piel para que sonase ese "CHASSS" con el que tanto disfruta al escuchar. Un tanga rojo, con el hilo bien metido en el culo y a juego...

GATITA

A gatas subía las escaleras, sólo unas botas altas y negras, unas medias suaves con encaje bordado y una correa al cuello la separaban de su desnudez, en el otro extremo de la correa un hombre de traje oscuro la miraba cómo subía. Ella contoneaba su culo sin más...

ATADA…

Por un segundo dude... si cerraba aquellas esposas, no podría volver a abrirlas, pero no dude de el, al contrario, sabía perfectamente que aquella situación le haría sentir como yo me sentía en ese momento. Dudé porque se que eso no se puede hacer, dude porque se que...