A veces dar consejos es complicado. Lo que a una persona le funciona y le lleva al cielo de su relación a otra le hunde en lo más profundo, simplemente porque va desde una persona a otra, simplemente gracias a que no somos máquinas.
Por eso, cuando doy consejos de pareja, me gusta puntualizar que lo mas importante es simplemente HACERLO una y otra vez, pero con los medios adecuados. Una hormiga no puede romper un muro de hormigón, pero una detrás de otra, van golpeándose contra el muro y resulta que poco a poco lo corroen, sus heridas sangran ácido fórmico y resulta que corroe el hormigón. Esto mismo pasa a veces en una relación. Golpeamos y golpeamos nuestra cabeza contra un muro cuando lo que buscamos en ácido fórmico.
Primera pregunta: ¿qué quieres conseguir?
No respondáis sexo… no respondáis amor… esto es la consecuencia que vendrá.
Lo que hay que conseguir es que tu pareja despierte, que tu pareja te vea con los mismos ojos con  los que se enamoró y resulta que las cosas han cambiado. Las dificultades en el trabajo, para llegar a fin de mes, el colegio de los niños o los compañeros de clase… cada persona se preocupa de sus problemas y estos problemas hacen que no nos centremos en nuestra pareja.
El problema no aparece un día, al menos no este tipo de problema. El cansancio mental de una persona, hace que se implante un destructiva rutina en la vida y esta rutina nos lleva a abandonar el cuidado de la pareja y este abandono a un distanciamiento que nos lleva a más cansancio y más tensión, cerrando un bucle que se retroalimenta.
NECESITAS UN GIRO. Si no lo necesitases no habrías llegado a leer hasta aquí… o eso o te gusta el tema.
Este giro evidentemente es complicado y produce un desgaste personal para el que tienes que estar preparado, porque seguramente tu pareja no te siga como tu deseas, seguramente recibirás más silencios o más desprecio del que sería recomendable, pero si tu actitud de respuesta es buena, provocarás la reacción final. Volviendo a las hormigas, el ácido fórmico, funciona gota a gota: PACIENCIA,  todo lo bueno llega si por lo que luchas quieres seguir luchando y tu pareja siente algo parecido.
Vamos a plantear distintos supuestos, dentro de los que la gran mayoría de las personas nos encontramos:
1.- Pareja estable, pero rota, sin apenas contacto sexual y con una vida instaurada en la rutina. No hay grandes peleas, simplemente cada uno vive su vida
2.- Pareja de amigos que llegaron a más pero que como pareja está rota y separada aunque coincidáis una y otra vez porque tenéis amigos comunes y en el fondo os queréis.
3.- Pareja que discute constantemente por todo, tenga razón quien la tenga… siempre acabáis a gritos
4.- Pareja de amigos que nunca ha llegado a nada pero que crees que eso debería cambiar porque sientes que te miran  o que te miraron un día de aquella forma que ya no ocurre y quieres que ocurra
5.- Mi pareja demanda sexo y yo no tengo humor, pero no hay más problema que ese.
Si estáis en otra clase… decidlo en los comentarios de facebook, twitter o G+ o por correo electrónico directo desde la pestaña de "contacto" de esta página. Intentaré pensar qué giro intentaría yo.
Pero vamos para allá. Recordad que es lo que yo intentaría en esta circunstancia, pensad antes si a vosotros os parece bien y analizad cómo reacciona vuestra pareja, cada pareja deberá improvisar a partir de ahí:
CASO 1: Pareja estable pero rota aunque vivan juntos.
Un síntoma claro es que apenas hay sexo en la pareja. Entre los amigos se habla más veces de hacer el amor que lo que lo hacéis en la realidad, porque aunque haya ese amor, fruto de tantos años y seguramente niños de por medio, lo cierto es que ya no te apetece o tu no le apeteces a tu pareja. Este es un caso muy muy extendido y requiere muchos cambios, unos tuyos y otros que deberás inducir en tu pareja.
Es importante destacar que esta pareja discute, normalmente por cosas ajenas a la pareja. Esto es, por tareas de la casa, por horarios o vida familiar, por retrasos, por forma de vestir o por la educación de los hijos, pero no por si se quieren o no, como mucho por si hay o no sexo entre ellos, pero no dudas del amor que os tenéis.

El primero de los problemas es la rutina y eso obliga a cambiar TODO. Desde tu apariencia y aspecto físico a tus formas y juegos de acercamiento. 
Tu cambio lo harás de GOLPE, esto es importante. Quizá ya hayas empezado antes a hacer pequeños cambios, quizá ya empezaste a cuidar tu cuerpo hace unos meses, no es camino perdido, pero necesitamos algo que llame de golpe la atención. 
Cambios:
Tu apariencia: Compra ropa nueva. Parece una tontería, pero no lo es. Si eres mujer te tienes que ver atractiva, ropa interior sexy, resalta al exterior lo que aumente tu seguridad, seguramente es lo que hizo que te eligiesen a ti. Si eres hombre, ten en cuenta que se casó contigo con una apariencia determinada, si ahora sólo te ve en el sillón, puede que no resultes atractivo. Algo de deporte, salir a pasear cuidar la comida un poco provoca grandes cambios, si te apuntas a un gimnasio o piscina MEJOR, no se trata de tener una tableta en la tripa, se trata de ver que te cuidas para ella.
En un principio, no exijas el cambio en tu pareja, eso vendrá detrás si reacciona bien y si no lo hace entonces se lo diremos, pero dale tiempo y tiempo puede ser un mes.
Tu relación: Es la hora del cambio y se lo tienes que hacer ver. DE GOLPE. Este primer golpe será de efecto y no tendrá que funcionar con total seguridad, pero es necesario que lo intentes. Formas: Un fin de semana para vosotros, una noche con velas y sexo preparadísima. Un juego como el del restaurante erótico que os proponemos en la sección juegos. Algo que sea completamente NUEVO para tu pareja, pero hay un momento justo antes de empezar a lo más divertido si es que llega, que tendrás que decir y es importante que lo digas pero con lenguaje positivo. SUPERIMPORTANTE el lenguaje, no es lo mismo decir "nuestra pareja está pasando un mal momento" a decir "es hora de que nuestra relación regrese al momento dulce que quiero compartir contigo" y esto último es lo que tienes que hacer.
El caso es que esa frase es muy bonita pero hay que decirla y por experiencia, al decirla provocará que tu pareja diga…"ya empezamos otra vez" y plantear luego el fin de semana o el restaurante erótico te apetecerá menos que un disparo en la barriga y si tu pareja ni te escucha, menos aún.
Por eso te preparo el guión:
Te presentas de la forma más expuesta posible, alma y cuerpo. Si algo he aprendido del mundo de la seducción es la importancia de los detalles y tienes que exponerte para que se vea el cambio. Si eres mujer te recomiendo que te pongas atractiva, y esto significa normalmente poca ropa o ropa ceñida: Atrevida. Si eres hombre, ropa nueva a ser posible y algo informal, bien afeitado o si tienes barba, bien arreglada la barba, pelo de peluquería y con el olor a after shave o a tu colonia favorita suya, puedes incluso aparecer descalzo y vestido más elegante de lo que ir descalzo supondría… un contraste, algo llamativo.
Te presentas con un contrato escrito. Esto rompe muchos esquemas, lo normal es que hablemos pero esto es un contrato y los contratos se cumplen. En el contrato deberás poner:
Es hora de que nuestra relación regrese al momento dulce que quiero compartir contigo, estoy dispuesto/a a luchar por ello y mi compromiso es el siguiente: 
Aquí vas a poner cosas que estés dispuesto/a a cumplir, cosas tontas pero que ES IMPORTANTE CUMPLAS, desde las más sexuales como puede ser no pasar más de X días sin hacer el amor, un beso apasionado todas las mañanas o llevar una determinada ropa que sabes que le gusta a tu pareja a las más cotidianas, tales como hacer las camas, pasar el aspirador X veces a la semana o lo que sea. Tienen que ser cosas que a tu pareja le llamen la atención que tu hagas y que por supuesto provoque que vea que estás cambiando y que estás dispuesto/a a ello
Mi recomendación es que si tu te sientes culpable por no hacer el amor en pareja te pongas un límite a los días sin hacer el amor, porque eso provoca un cambio en tu pareja. Si tus peleas son por tareas de la casa, mete alguna de esas tareas en tu rutina, no cuesta tanto si lo haces todos los días. Tienes que buscar algo así Y CUMPLIRLO.
Hay muchas de corte sexual pero cariñoso tales como un masaje a la semana, un día de masturbación a la semana, un día de sexo oral, una cena romántica, una cena desnudos o casi. Mete algo que sepas que le gusta a tu pareja y que no hagas de forma habitual
Luego pon condiciones: 
Esta es la parte más dificil. Un contrato significa que obligarás al otro a cumplir una serie de condiciones y aquí está el riesgo. Si pones algo que para ti es imprescindible pero que sepas no quiere cumplir, dale un plazo para adaptarse o para rechazarte. En mujeres es muy normal que sea el aspecto físico del hombre o su cuidado lo que les exigen, también realizar tareas que descarguen la responsabilidad de uno con el cuidado de los hijos o con decisiones de la casa, pero esto también obligar a la pareja a hacer algo que no quiera es muy peligroso. En hombres es muy típico que exijan un comportamiento más sexual en la mujer o más libertad para salir con amigos. Vais a hablar de problemas así que mantén una actitud abierta y paciente.
Yo os recomiendo que este espacio esté en blanco y que lo rellene tu pareja hablando contigo, así como a dejar algo de espacio para que el también ponga algo que tu pareja quiera que tu realices.
Si todo esto funciona, si firmáis selladlo con una buena noche o realizando el juego que os decía… ponlo en el contrato también para darle un aliciente a su firma.
Si no funciona tendrás que empezar por hacer tu tus cosas y esperar a que tu pareja entienda que tu sigues apostando por este cambio.
Si funciona, no lo dejes en el olvido. Haz un cuadro o una pizarra con los días de la semana o del mes y vete rellenando los objetivos cumplidos sin dudar en ponerle premios a los objetivos. El refuerzo positivo es lo que mejor funciona y cambiará vuestra forma de relacionarte
CASO 2: En tu caso lo habitual es que tu quieras recuperar una relación que se rompió, bien por falta de comunicación, bien por dificultad en la convivencia o bien porque la "presión" de la pareja no iba contigo. Es posible también que seas tu el que cortó la relación y ahora te arrepientas, pero la forma de actuar es muy similar, o al menos es lo que yo creo.
Al no vivir juntos, tienes la ventaja de que ahora puedes prepararte y no te ven la cara de agotamiento el viernes, puedes darte una ducha antes y salir con ganas y un aspecto impecable. 
Tu fuerte es dar sensación de cercanía, de amistad, pero introducir toques muy muy picantes fruto de la relación que ya conocisteis. 
Queda con el y con más gente. No buscamos que parezca una cita, al contrario, tiene que bajar sus defensas y luego si puedes tienes que buscar momentos cercanos, los dos solos aunque exista gente alrededor.
Este caso es claro de guerra que se gana batalla a batalla. Cada vez que lo veas, te alegrarás públicamente, le das un beso en la mejilla más fuerte de lo normal, le tocas el brazo… contacto físico constante, no forzado, pero constante, es una forma de coqueteo y confianza muy buena en cualquier sexo.
Frases como "me alegro poder estar a tu lado, aunque eche un poco de menos el verte desnudo/a" o "un día tenemos que repetir aquel viaje, aunque sea como amigos, sigo a veces fantaseando con lo que allí paso"
Tienes que implantar momentos dulces y apetecibles en su mente y no entrar en la "friend zone". La amistad con roces pícaros hace que nunca dejes de ser un amigo del sexo opuesto, y mantener la palabra sexo al lado de amistad en importantísimo para ti.

También es importante que hagas que tu pareja se acerque a ti, así que no dudes en dejarle con las ganas de vez en cuando… tipo "me voy a la ducha o a poner guapo/a" o después de algo pícaro dejarle pensando en soledad mientras tu vas con otro amigo del grupo. No puede ver que necesitas su compañía, simplemente que te gustaba y lo echas de menos, pero que tu vida sigue bien en soledad.
Si por casualidad en el camino te pide consejo porque quiere hablar con una conquista y tu eres su amigo/a, no das consejos, sólo le dices "Lo siento, sobre eso no puedo aconsejarte. A mi, personalmente me SIGUES gustando tal y cómo eres, y si tienes que hacer algo para que alguien se fije en ti, es que no merece la pena. Tu vales mucho más" ; da igual lo que insista, vete de esa conversación y si te persigue lo cortas con un "Déjalo ya, no pienso darle a nadie mis secretos de seducción, y si quieres practicar, tendrás que seducirme a mi. Que está claro ya se te ha olvidado como, porque siendo un pesado no llegarás a nada"
Si llegáis a un momento más íntimo, puedes dejar que te bese, pero tampoco dejes que salte encima de ti, tiene que entender que se lo has puesto fácil, pero que tiene que seducirte.
CASO 3: Estáis discutiendo constantemente. Es lo más peligroso porque se genera odio y eso acaba con cualquier relación. Tu giro es personal y necesitas que el se calme tanto como hacerlo tu. 
Te recomiendo como en el caso 1 un contrato, pero basado en cosas completamente distintas. Tenéis que ir poniendo premios a comportamientos muy pequeños y escribir una especie de diario LOS DOS, con las cosas que te gustaron de la otra persona y las que no TODOS LOS DÍAS, estas hojas os las cambiáis por la noche sin leerlas hasta el día siguiente. SE LEEN EN PRIVADO, no se discuten. Se trata de ver su punto de vista y tu el de tu pareja e intentar no hacer aquello que no puedas. Cada semana cambiáis los objetivos y volvéis a poner premios.
Los premios. Tu pondrás lo que puedas ofrecer a cambio de cumplir lo que tu pareja puso y lo mismo al reves. Esto es:
Tu pones:
Lunes: casilla "Me comprometo a" tu pones: Hacer la cena a los niños
y tu pareja pone: Casilla "premio": Striptease
Si tu haces la cena, serás recompensado con un striptease.
Evidentemente a mayor esfuerzo, mejor premio y aunque los premios sexuales son buenos en general para el activo (que en buena lógica eres tu), resulta que tu tendrás que currarte mucho los premios, porque a lo mejor tu pareja quiere algo que tu consideras "soso", así que asegúrate en acertar. ¿estás perdido?: Pues saca imaginación, podéis rellenar antes, junto con el contrato un listado de cosas que deseas que tu pareja realice, de esta forma, tu podrás incorporar las cosas que tu pareja desee.
Se trata de ir poco a poco, de ir ganando terreno y de paso os dais pequeños homenajes día a día y si se cumplen los de toda una semana… un premio especial y si se cumplen TODOS los de un mes… FANTASIA.
También os advierto. Vuestra posición no es la mejor y esto hace que os conozcáis y hay que saber encajar el golpe de leer TODOS los días la lista. Si te cabrea algo de la lista, escríbelo en tu lista, pero no se lo eches en cara. El comienzo debe ser tranquilo, no aceleres.
Al final del mes, podéis realizar la quema de los papeles. Un momento íntimo en el que se prende fuego a lo malo para recuperar lo que compartís.

CASO 4: Tu problema es la "friend zone", eres un amigo o una amiga y de ahí no pareces salir.
La única forma de salir es UN GIRO en el que supongo crees que te juegas la amistad, pero no es así, si quieres que sea tu pareja tienes que arriesgar y que sea amigo significa que perdonará si mal interpretas algo. No se trata de plantarle un beso en los morros. Se trata de hacer cosas distintas y pícaras. Habla en tono sexual, viste para seducir, salir de la "zona amigos" sólo se puede hacer a lo bestia, que no lo recomiendo o con el giro en tu comportamiento. Te tiene que ver como una persona seductora. Se acabó el contarle tus secretos más humillantes a no ser que eso creas que seduce a esta persona, ser divertido no significa ridículo. Habla con tu futura pareja de su aspecto físico, de lo que te gusta, frase tipo "empiezo a imaginarte en la ducha… y me está gustando lo que veo", eso hace que cambie su forma de sentirse hacia ti. Si lo no hacías, ten contacto físico, manos, cara. Aprovecha que es una persona cercana para romper la burbuja de seguridad que nos rodea. Sabes lo que le gusta de tu forma de ser, así que utilízalo, queda a solas como amistad y compórtate como en una cita, elegancia, un regalo, un detalle romántico y si te pregunta por el cambio SINCERIDAD. Un "cada vez me gustas más" es algo muy bonito y a partir de ahí, sorprende con juegos eróticos constantes, el grado de complicidad hará que puedas salir de la categoría de "amigos"

CASO 5: Tu caso es el mismo que si discutes, con la diferencia de que tu objetivo no es la paz, sino un poco de guerra.
Si tu pareja no quiere sexo pero habláis tranquilamente sobre ello, siginifica que os queréis y eso ES BUENO. Sólo tienes que conseguir que su mente cambie, asi que pequeños objetivos sexuales:
Si haces algo, te premia con un detalle y poco a poco haces que se incremente la carga sexual. De una flor a una caricia, de la caricia a un beso y así sucesivamente. Si la que está bloqueada es ella, las obligaciones al principio deben resaltar su estado de ánimo. Ropa nueva, lencería (aunque no te la enseñe), besos, caricias, que se deje tocar el culo un minuto.
Cosas pequeñas que hacen que piense en sexo. Luego obligarla a que se masturbe o cosas en las que estará sola… el sexo atrae al sexo. Solo hay que hacer que piense varias veces al día y de forma muy muy sutil para luego no ser tan sutil.
Espero haber acertado al menos con una persona… 🙂