Todo listo. El ordenador está conectado y la música en los altavoces, ni muy alto ni muy bajo, ritmos claros y que irán aumentando su frecuencia, música que incita y que te hace recordar los vídeos que aún están en la retina y que incitan a tener sexo. Es un estilo que a ella le gusta y tiene que pensar únicamente en lo que va a vivir.
Tarda en llegar, me impaciento…
Pasa otro minuto, parecen eternos… TIC…. TAC…. TIC…. TAC…. el sonido del segundero va lento y resuena en mi cabeza
"MEEEEEEEEGGGGGGG". Suena el telefonillo 
"BUUM BUUM". Mi corazón bombea la sangre. "BUUM BUUM"

Acerco mi ojo a la mirilla, el ascensor empieza a iluminar la sala, se abren las puertas e impaciente mi mano resbala por del pomo me la puerta. Más ruido. Abro la puerta.
Va vestida de acuerdo a lo que habíamos hablado, una gabardina larga. Silencio. Sonrisa cómplice al verme. No dice nada. Entra por el pasillo hasta el salón.
"TACTOC TACTOC" el ruido de los tacones de los zapatos acompañan a su movimiento femenino. Pisa fuerte, para que se escuche.
Entra en el salón, en el centro de la mesa unos auriculares y un pañuelo negro, largo.  
Se coloca sobre la cabeza los auriculares. El sonido del ordenador suena de fondo. Hay más sonidos. Sus pupilas se dilatan al descubrir poco a poco que lo escucha todo.
Me acerco a ella.
Desabrocho su gabardina y la dejo caer al suelo. La miro.
ISSSSS, ISSSSS. Mi respiración suena profunda
Sus manos instintivamente siguen su instinto al sentir un latigazo de placer que llega directo a su sexo
Cojo el pañuelo y rodeando sus ojos le dejo sin este sentido. Se concentra en lo que escucha.
Un micrófono en mi boca para que me escuche por ahora sólo respirar, otro en mis zapatos para que sepa que me muevo, otro en mi corazón, para que su corazón se acompase al mío sin saber cómo y por último uno en mi mano para colocarlo donde yo quiera… 
Todo el sonido va al ordenador que lo mezclará con la música y lo llevará directo a su mente y a la mía; escuchamos lo mismo. Falta ella, para escuchar también sus gemidos. Bajo el micrófono que cuelga de sus auriculares. 
Todo listo. Ya puedo mirarla.
— Coge mi mano — suena por los auriculares a la vez que la canción "the chamber" de Lenny Kravitz
Levanta su mano ofreciéndome su confianza, violines en la música… riesgo
Dirijo un pié a un taburete. Es algo inestable
— Ahora apóyate sobre mi, subirás el otro pié a otro taburete con mi ayuda
— Me caeré
— No lo harás
No se cae. Sujeto su cuerpo con fuerza. Mis brazos la rodean y la levantan mientras mis manos aprietan su culo. Se escucha su respiración profunda cuando mis manos la rodean y aprietan su cuerpo contra el mio.
— No te muevas. Te voy a soltar y si te mueves mucho te caerás. — No contesta 
La miro subida en los taburetes. Sus tacones al borde, sus piernas tras las transparencias de unas medias negras, suaves, uniformes se oscurecen al llegar a los elásticos, sobre ellos un liguero muy muy sencillo, tanto que apenas parecen correas. Me gusta ver su cuerpo cruzado por tiras. El tanga mínimo. Elegante en su cuerpo. No es necesario idealizarlo.
Su cadera ancha, la piel erizada, la poca ropa… mojada
Acerco mis labios a su cuerpo. Siente mi calor, escucho su respiración. No la toco, sólo dejo que sienta que estoy tan cerca de tocarla como de comerla
— me gusta tu sexo — digo susurrando
Su cuerpo tiembla porque significa que lo que sentía está más cerca de que ocurra. Siento cómo flaquean sus piernas
Respiro profundamente sobre tu sexo. Siente mi respiración sobre sus bragas, en sus oidos… en su mente
GRGRGRRGGRGRGRGRG… Bajo mi cremallera acercando el micrófono a ella
Me quito el pantalón, me quedo desnudo de cintura para abajo. 
SSST. SST.SSSSST… muevo mi ya excitado sexo con el microfono en la mano… el sonido no se entiende bien
— ¿sabes qué es eso?
SSSShhhh…  su respiración se acelera con la pregunta
BUM BUM BUM … mi latido también
— aaannssssnnn, supongo… — suena en su voz
Uno de mis dedos sube desde la rodilla lentamente por la parte interior de su muslo
— Joder!! — susurra. El microfono lo amplía
Una gota atraviesa el tanga y empieza a brillar, la recojo con el dedo rozando su sexo. Tiembla. El taburete se mueve.
— Mierda!!
El riesgo a caerse la hace concentrarse en estar de pie, su tortura será así más larga.
Silencio. No me muevo. Respiro.
Miro para arriba. Sus pezones están duros, muy duros. Rozo su ombligo
Su piel se eriza entera
TOC TOC TOC… me muevo a su espalda
Su culo sigue con la piel erizada. Acerco la cuenca de mis ojos a el. Está frío y yo ardo
Mi mano toca su cuello y recorre su espalda.
Llega a la correa del ligueroy dibuja el correaje…
ZAS…  El sonido de las correa contra su culo
aSSSHHHH… Su respiración exala una especie de gemido. 
Se escucha mi nombre por el auricular y otro suspiro ASsssHHHH
Respira profundo. No la toco
Su respiración poco a poco se tranquiliza
Bajo sus bragas todo lo que me deja el liguero. Sin avisar… 
Su respiración se acelera. Un hilo de su miel conecta su sexo con las bragas. Me exctia verlo, sentir que deseo su sabor en mis labios
— Voy a comer tu sexo
— ahhhh… Si…. hazlo. POR FAVOR, por favor POR  FAVOR HAZLO!! 
Sus piernas vuelven a temblar
Meto un hielo en mi boca y directo luego a su sexo
FRIO EN SU SEXO. 
El taburete se tambalea.
Golpeo sus rodillas por detras y pierde el equilibrio cayendo en mis brazos.
Los microfonos chocan, sonidos por todas partes. 
La beso. Su respiración está acelerada. Mete su lengua hasta el fondo de mi boca mientras sus manos me rodean.
La tumbo sobre la sabana que está en el suelo, la alfombra debajo hace que sea agradable.
Dos dedos entran de golpe en su sexo
— AHHHHH — su microfono suena casi como un grito en los auriculares — ah, ah, ah, ah, ah 
Más suave y más rítmico, todo se acompasa, embestidas y sus pequeños gemidos
Salgo de ella. Le había dicho que la iba a comer…. y yo cumplo lo que digo.