Una forma de convertir al parchís en un JUEGO ERÓTICO

¡Es evidente que el parchís no lo he inventado yo!, pero lo cierto es que si cambiamos un poco las normas, puede que le de un toque especial.

Lo más importante es que sepáis cómo hay que empezar y plantear el juego. No es lo mismo que una pareja de recién casados juegue, a que sea un juego para romper la monotonía de dos personas que viven casi por separado. Y tampoco es lo mismo si jugáis 4 jugadores que dos… esto parece evidente.

Si la pareja es activa, sexualmente hablando, tenéis que ir con normas más salvajes, si hay que precalentar más el ambiente, más sutiles; pero vamos a ir paso a paso:

Las reglas básicas serán las mismas: un tablero, 4 fichas por cada color y un dado. Si jugáis dos jugadores, cada jugador tendrá 2 colores (os recomiendo que elijáis de forma que no sean colores seguidos, sino que se juegue de forma alternativa uno, otro… uno, otro)

Si os atrevéis a llamar a otra pareja… uno por cada color, pero atentos a las normas… tenéis que hablar antes, luego os explico más detenidamente las posibles opciones.

Para que el juego sea más interesante desde el principio, os recomiendo que se empiece con una ficha fuera. El resto saldrá cuando el vuestro turno salga un 5 al tirar el dado. Cuando todas las fichas estén fuera, el 5 cuenta normal con cualquier ficha pero si sacáis un 6, se cuenta 7. Son las normas habituales del parchís.

Si jugáis 4, puede haber alianzas entre jugadores, acordar no comerse para atrapar a alguien… todo eso se puede hacer, pero algo tenemos que cambiar para darle nuestro toque pícaro:

Antes del juego:

Lo primero: Siempre crear la expectativa…

Un mensaje, una nota, o simplemente sentarse uno frente al otro a pactar todas las normas.

El mensaje podría ser más o menos asi:

Te reto (os reto si sois atrevidos y os juntáis parejas) a una partida de parcXís.

Las normas básicas son las del juego del parchís pero hay ciertos cambios que son importantes… ¿imaginas alguno de ellos?

Con este mensaje la libido se dispara seguro, pero si tu pareja es sexualmente poco activa, yo sería más sutil. Lo primero nada de parejas… eso es un nivel al que es complicado acceder desde una posición como la tuya. Prueba el siguiente:

Te reto a una partida especial de parchís. Especial porque tu eres especial, porque quiero que sepas que pasar un rato a solas contigo es especial y porque creo que nos merecemos un juego especial.

Especial será discutir contigo algunas normas nuevas que se me han ocurrido y especial el ambiente en el que me encuentro pensando sólo en jugar contigo. ¿Te apuntas?

Como ves es un mensaje mucho más romántico, porque necesitas ese romanticismo inicial, sigue siendo pícaro, pero buscas su complicidad, quitas la X que indica sexo y tu objetivo no es el sexo sino su mente. Recuérdalo, el sexo viene solo… pero cuando su mente se ha rendido nuevamente a ti.

Y quizá exista un mensaje intermedio… cuando más personalices estas cosas MEJOR

Las normas: ¿Pactadas o impuestas? es lo primero que tendrás que elegir.

Mi recomendación es que lleves una propuesta y que se maticen, discutan y cambien si no sabes cómo va a reaccionar tu pareja o si quieres que la conversación empiece a sacar lo que tiene tu pareja en la cabeza. Si las impones que sean justas y pensando también en tu pareja.

Los puntos a discutir son los siguientes:

LAS BARRERAS:

Cuando dos fichas del mismo color se colocan en la misma casilla nadie se las puedes comer si cae en esa casilla, pero si esa casilla además es un seguro, se forma una barrera Y NADIE PUEDE PASAR.

Esto normalmente provoca en la parte de atrás de la barrera una pequeña masacre y en nuestro juego eso es divertido, pero también puede crear un ambiente de agresividad muy propio del parchís.

No te engañes el parchís es un juego muy competitivo donde la gente saca muchas veces lo peor de si mismos por ganar. No queremos que esa competitividad salga, así que os recomiendo que el que forme la barrera tenga que pagar una prenda cuando se abra (una barrera se abre obligatoriamente si le sale un 6 en su tirada) y que limitéis el número de prendas que cada jugador puede llevar… 4 o 5 son suficientes y los complementos no cuentan.

De esta forma se supone que se intentará no colocar dos fichas juntas… aunque nunca se sabe, a lo mejor descubres un lado exhibicionista.

METER UNA FICHA EN DESTINO:

Evidentemente tiene que ser algo que los demás hagan por la persona que consigue llegar. Si jugáis varios yo os recomiendo que todos los jugadores metan en un bote 4 cosas cada uno en papeles exactamente iguales.

Cada vez que se mete una ficha se saca un papel aleatoriamente de forma que todos o el que mete la ficha tienen que hacer o recibir lo que diga el papel. Estos papeles se leen ANTES de comenzar a jugar, para que todo el mundo vaya mentalizandose y sobre todo para que si surgen dudas de qué hacer o quién debe hacerlo salga antes y no durante el juego.

Que quede muy claro en el papel quién debe hacer lo que dice el papel y a quién. El que mete la ficha deberá… lo que sea. Los que no meten la ficha deberán hacer lo que sea. El sexo opuesto al que mete la ficha deberá hacer lo que sea.

Es más fácil entre 2 que entre 4. Pero que siempre quede claro qué hay que hacer, no queremos discusiones y si se generan, sed flexibles.

Algunas recomendaciones:

– Los que no meten la ficha deberán quitarse otra prenda (como la barrera)

– El que mete la ficha dará un beso, o dará un beso en la boca al resto o al sexo opuesto, o a su pareja, o a la que no es su pareja…

– Los que no meten la ficha simularán un orgasmo

– Los que no meten la ficha realizarán un baile erótico

– Los que no meten la ficha contarán la vez que más se excitaron con todo lujo de detalles

– Decir que te excita más en una situación normal… qué te saca de tu pensamiento y te hace… excitarte

– El que mete la ficha acariciará o será acariciado a su elección a través de la ropa… 15 segundos

– 15 segundos para tocar o ser tocado donde ya no haya ropa

– El que mete la ficha podrá meter la mano bajo la ropa sin tocar la piel… y hasta que llegue a tocar la piel…

– Besos en el oido

– Un azote (dar o recibir)

– Un mordisco (dar o recibir)

– Un chupetón (dar o recibir)

Si jugáis apostando fuerte:

– Un beso… donde se quiera (eligiendo quién lo da y quién elige el lugar)

– 1 minuto todos inmóviles para que el que mete la ficha haga lo que le de la gana

– 1 minuto para masturbar al que metió la ficha

– 1 minuto de sexo oral

– Acariciar una parte del cuerpo… la que desee el que mete la ficha…

– Acariciar el ano

COMER UNA FICHA:

Al comer una ficha se cuentan 20 pero ¿cambiarías los 20 segundos por comer a alguien? cada movimiento representa 2 segundos o los que pongáis para besar o comer DONDE NO HAYA ROPA y cada uno reparte sus movimientos como quiere… todo ficha, todo carne… o repartidos. Es importante destacar que cualquier ficha que esté entre el que come y los 20 siguientes hace que se encadenen las fichas comidas, así que CUIDADO o te comerán todas al poder elegir cuantos movimientos se pueden hacer o ¿es que quieres que te coman?

GANAR:

Está claro que es la apuesta definitiva… cuando alguien gana, el proceso de calentamiento está más que trabajado, yo siempre creo que el premio es el tiempo. Los que pierden tendrán que cumplir lo que diga el que gana durante una hora!!… y esto estará pactado ANTES del juego, al menos los límites.

Particularidades importantes:

Os recomiendo que si se come una ficha muy pronto, ese tiempo ganado para comerte a alguien sea delicado… besos en la boca, cuello etc… hará que el resto del juego tenga más gracia, por el contrario las últimas fichas… se más directo. En este punto no descuides zonas erógenas poco habituales, tales como pies, espaldas, muñecas, hombros, la nuca, las orejas o los ojos. Verás lo que provoca y muchas siempre están desnudas, asi que aprovéchalas.

Cuando metáis los papeles ir escribiendo de uno en uno y leyéndolos ANTES de introducirlos en el saco. De esta forma la gente irá opinando lo salvaje o lo tonto que ha sido e irá haciendo que suba el nivel de lo que se escribe al nivel erótico del grupo. Empieza tu poniendo algo intermedio como besos o azotes y permitid corregir algunos si la gente no está de acuerdo, por ser poco interesantes o por ser demasiado directos. Se trata de divertirse, no de discutir.

Si comes muchas fichas del contrario… no busques ganar, busca su placer tanto como tu victoria. Y si jugáis dos personas (cada uno con dos colores), comer tus propias fichas del otro color puede ser o no válido, pero si cuentas menos de 20 deberás ese tiempo masturbarte en público… no todo puede ser tan fácil.

Si jugáis dos parejas, el juego puede ser heterosexual, homosexual o bisexual, pero nunca forzar algo que alguien no quiere. Dejad las reglas claras, pero si jugáis dos parejas que os apetece un cierto grado de exhibicionismo pero no queréis cruzar parejas, os podéis aliar dos a dos e intentar ganar a vuestras parejas. Esto funciona muy bien. Los pagos se harán por parejas y a la vez, lo que supone menos vergüenza y el inicio en el mundo más exhibicionista o “voyager” o swinger .

Otra opción para los grupos menos exhibicionistas es que los pagos se realicen en la habitación de al lado… todo depende de lo que pactéis, pero sabemos que el que gana… MANDA.

Pactad las normas de lo que podrá hacer con su pareja y con la otra o todos juntos o todos a uno… hay muchas opciones que pueden incomodar y la comunicación previa es más importante que la discusión final en la que se generaría un ambiente contrario a lo que este juego pretende.

Espero que esta variedad del parchís os lleve muuuyyy lejos