Esto es un juego, no pretendo dar en este artículo lecciones, pero no me resisto a en este primer párrafo decirlo: Estar en forma es más importante para el sexo de lo que pensáis. Evidentemente no es imprescindible, pero lo cierto es que aumentar tu capacidad física y tu elasticidad te permite aumentar el tiempo de placer, el número de posturas nuevas y lo que es más sorprendente: si eres chica tus movimientos, en especial los pélvicos te aportarán más placer y darán a tu amante una sensación completamente distinta cuando esté dentro de ti. Y si eres chico, hay algo que tienes que saber: levantar a una mujer y hacerle el amor contra la pared es algo que no es fácil, requiere de fuerza y habilidad, o te partes la espalda en dos; algo muy poco romántico.
Ya está, ya lo he dicho. Ahora al juego:
En este juego se pretende hacer una sesión algo subida de tono de una clase de gimnasia. Da igual que seas varón o mujer, que seas tu el aficionado o aficionada al gimnasio o que lo sea tu pareja. Lo importante es que prepares el ambiente como para que parezca que vas a darle una clase.
Cosas que se usan en un gimnasio y que son fáciles de preparar en casa si no las tienes:
– Una colchoneta: Valdrá que uses desde el aislante de la acampada a una manta bien gorda de las de lana de la abuela. El caso es algo donde podáis tumbaros, que no sea el frío suelo y tampoco el colchón de la cama, porque sería muy evidente donde queréis acabar.
– Pesas: Unas mancuernas son cualquier cosa que se pueda levantar con una sola mano y que pese un poco. Unas latas de esas alargadas o unas botellas de agua. Que sean dos y que sean iguales para parecer profesional
– Una comba: Una cuerda si puede ser suave mejor… y quién sabe si al final le encontráis alguna otra utilidad.
Con esto tenemos más que suficiente para hacer una tabla de entre 30 minutos y una hora.
Si, vas a sudar, es la gracia. Es una especie de juego de rol en el que los ejercicios irán subiendo de tono. Si tu pareja está en forma, que sude mucho al principio y si lo estáis los dos, mejor. Recuerda eres su entrenador/a personal
Y como siempre dos cosas IMPORTANTES: EL AMBIENTE y actuaciones PREVIAS
Para el ambiente, es aconsejable un espejo, todos los gimnasios tienen un espejo, así que si tienes un armario con puertas de espejo. Vacía esa habitación si es grande o amontona en una zona todo lo que haya en ella o mejor aún, llévate el espejo al salón y aparta el sofá y la mesa del comedor de forma que quede un espacio grande.
Elige música de gimnasio, internet está lleno se sugerencias. El volumen alto, que se aguanten un poco los vecinos, que esto no lo haces todos los días. Tampoco te pases porque seguro que al final quieres oír su respiración.
Los mensajes previos:
He decidido que te voy a ayudar a poner en forma. Ven a las “hora” con ropa deportiva, he contratado a un/una entrenadora para una clase particular. No llegues tarde.
Tu atuendo:
Si eres chica, lo tienes fácil. Si no tienes ropa deportiva, entre bikinis, bañadores y coulottes tu indumentaria es sencilla. No olvides un tanga de infarto, que se lleva mucho en los gimnasios y hoy te será casi imprescindible y ¡que se vea!. Con calcetines y calentadores de piernas de forma opcional, valen medias altas pero que se vea pierna. Sin zapatillas
Si eres chico: Una camiseta de color llamativo, lo más ceñida a tu cuerpo que puedas si estás en forma y si no, una camiseta normal, unos boxer nuevos, ceñidos y un pantalón corto o sin pantalón. Chicos sin calcetines o con unos muy muy cortos y sin zapatillas.
ejercicios con sexo
La entrada:
Es importantísimo que te metas en tu papel: eres un entrenador o una entrenadora personal, así que espera calentando, pequeños saltitos a un lado y a otro de la colchoneta y un mensaje rápido.
– Bien ya estás aquí. Cámbiate rápido (si no ha venido ya cambiado). Mi nombre es: (elige uno distinto al tuyo, para que quede claro que eres su “personal trainer” y vamos a conseguir que no se te olvide este entrenamiento en tu vida. Venga!! rápido
Si va vestido o cuando se haya cambiado, tu primera misión es bajarle la sonrisa un poco, sólo un poco, así que el calentamiento será casi real, pero con frases clave. “hay que estirar bien para los ejercicios que luego tendrás que realizar” “vete calentando, que yo llevo un rato ya sudando”, este tipo de cosas.
¿qué ejercicios? para calentar yo te pongo unos, pero puedes ampliarlos con saltos cortos, correr sobre si mismos, tocar el suelo y saltar, cosas sencillas. Si tu pareja va mucho al gimnasio, hazte una tabla con ayuda de internet y en cualquier caso, aumenta los movimientos que veas más sexuales, por ejemplo:
Cuello: mover la cabeza, primero diciendo SI: y tu preguntas ¿Si a que? y luego NO, con idéntica pregunta
Brazos: Rotaciones de brazos hacia delante. Si eres chica, marca pecho, si eres chico dile que saque pecho
Cadera: Rotaciones y movimientos delante-detrás. Sobra decir que hay que sugerir
Y cuando más confiado esté: ejercicios de verdad: saltos, zancadas, correr en su sitio. Si no se esfuerza le dices que así no va a llegar bien a la meta, que hay que esforzarse y si se esfuerza, puedes premiarle. Si eres chica te recomiendo que lleves algo más de ropa, una camiseta que te quites ahora o algo así. Si eres chico, quítate los pantalones cortos diciendo sin darle importancia, vamos a ponernos en serio y te quedas en boxers, pero que se tape todo con la camiseta, aún no es el momento
Empieza los ejercicios:
El primero: Skipping – aprende los nombres para poder explicarlos. Al explicarlos tocarás su cuerpo y las zonas musculares que se activan de verdad. En este caso es un sprint sobre su sitio y se activan piernas y abdomen. Esto se lo explicas primero haciéndolo tu, pero luego que lo haga tu pareja a cámara lenta, que suba la pierna y tu le tocas el musculo contraído diciendo “¿notas la contracción?, ¿notas el trabajo?” las piernas rodealas, muslo anterior e interior incluido, pero no te pases más por ahora… puedes pasar por glúteos, por el culo y decir algo parecido a “así se pondrá bien duro el glúteo”
Que corra 5 a 10 segundos según esté de forma, pero que sientas que se está cansando y que descanse otros 10-15 segundos para volver. A partir de la segunda o tercera repetición su pulso se acelera y notarás que se cansa y entonces empieza el juego de los premios.
Colócate entre sus brazos y que apoye las manos en el espejo. Tu entre el y el espejo evidentemente. Tiene que correr y tu pon tus manos en su cabeza y tira poco a poco de ella hasta que en el segundo final llegue a tus labios y le das un beso corto y le apartas. “descanso de 15 segundos más y ultima serie y mejor premio”. Repite pero el premio será un beso más largo
Hidratación: Es importante beber mucha agua y si es como te digo verás que será todo un aliciente.
Si es un chico deja que se hidrate bebiendo agua que tu tires por tu cuerpo; al principio por tu mano, luego por tu pie, de tu boca y luego cuando ya no tengas nada arriba, que beba de entre tus pechos o de tu sexo, tira agua por encima de tu cuerpo y que escurra a su boca. Se pone todo perdido te aviso, así que atentos a las toallas. Si eres un chico empieza igual, pero que beba de tu mano, de tu boca o barbilla y al final de tu sexo si es que puedes bajarlo para que el agua escurra por el.
Sentadillas (fase I): la sentadilla es agacharse sin que las rodillas pasen de la punta de los pies y sin levantar los talones.
Ponte muy muy cerca cuando esté abajo, para que quede su cuerpo a la altura de tu sexo y asegúrate de que su cara te toca, cuando suba, tu te retiras. Le dices que tendrá que aguantar todo lo que quiera y hasta que se canse. Es muy cansado, así que no aguantará tanto, pero te aseguro que batirá su record.
Burpee: Es uno de los ejercicios más agotadores. Un salto con las manos arriba, te agachas, apoyas las manos en el suelo, salto con las manos en el suelo para llevar tus pies atrás quedándote en plancha, un fondo o flexión y otro salto a posición de agachado.
Este ejercicio es agotador y el premio tiene que ser acorde a su cansancio, así que antes le explicas cual es el premio.
Una serie de 5 la hace todo el mundo. Un beso. Dos series de 5 te quitas la parte de arriba (camiseta o body). Tres series tiene 15 segundos para besarte donde la piel se vea. Cuatro series puede en esos 15 segundos tocarte donde quiera y si llega a 5 series. Serás tu quién toque y asegúrate de que su corazón no para, pero emplea 30 segundos y tocarle. Directo a su sexo, seas hombre o mujer.
A partir de aquí todo es muy muy sexual.
Te recomiendo sentadillas (fase II): cuando baje le masturbas, cuando suba paras
Flexiones: te pones bajo tu pareja a modo de 69 y te quitas casi todo o todo, y dejas que tu pareja haga lo mismo si no está ya como nació. Cuando baja… está claro lo que obtiene, un 69. Si ya no puedes más, déjale que apoye las rodillas y aguantará muuucho.
Comba: Son series de 20 segundos con descanso de 10 segundos en los que besarás o tocarás su cuerpo, salvaje, recuerda.
Planchas que podrás tocarle a tu placer mientras se mantenga arriba. Tienes que ser muy muy directo. Culo, sexo, pecho y besos cada vez que aguante 40 segundos, 3 besos cortos y uno muy largo. No dejes nunca que se corra, eso es para luego. Si ves que no puede más, relajación y ducha. Si aguanta más… agótale, todos los ejercicios que se te ocurran con los premios que puedas.
En la ducha, no le dejes que te lave a ti o que haga el amor en la ducha. Sólo le tocas tu. Sus manos, si es necesario, se las atas a la ducha. Que no se corra porque vas a terminar dándole un masaje con aceite o crema y aquí si tendrás el final feliz y el último ejercicio de actividad cardiovascular…